H. Amistad: (871) 747-1200 | H. Ángeles: (871) 222-5444 | Urgencias: 871-178-7473

Esguince de Tobillo, Torcedura de Tobillo

¿Qué es un esguince de tobillo?

Torcedura de Tobillo

Torcedura de Tobillo

Un esguince es una lesión por elongación, ruptura parcial o ruptura completa de uno o varios ligamentos debido a movimientos anormales, excesivos o torsionales de una articulación, en este caso, del tobillo. Esta es una de las lesiones más frecuentes en la traumatología. En nuestro medio es llamado también torcedura de tobillo ya que comúnmente la causa es un movimiento de torsión del mismo, ya sea con el pie hacia adentro o hacia afuera.

¿Cuáles son las causas de los esguinces de tobillo?

Como se mencionó previamente, la causa, básicamente, consiste en un movimiento anormal del pie y tobillo, hacia adentro o hacia afuera que va más allá del rango normal de movilidad. Es común en deportistas, sobre todo de futbol, pero también puede ocurrir por accidentes al realizar actividades cotidianas, al subir o bajar escaleras, caminar por el suelo mojado o irregular o en las damas que utilizan tacones altos.

¿Que síntomas produce el esguince de tobillo?

Los síntomas y su intensidad pueden variar dependiendo del grado del esguince. El síntoma principal es el dolor en el tobillo que puede ser desde leve hasta muy intenso. También suele acompañarse de inflamación, incapacidad para apoyar el pie y caminar, dolor a tocar el tobillo hasta áreas de equimosis (moretones) en la zona de dolor.

Si el esguince nos es tratado adecuadamente puede dejar de secuela una inestabilidad del tobillo que condiciona sufrir esguinces del mismo tobillo constantemente, dolor crónico y al paso de los años artrosis o desgaste del tobillo.

¿Cuál es tratamiento del esguince?

Básicamente consiste en 4 puntos. Reposo, hielo local, compresión y elevación del pie y tobillo lesionado. Además, según el grado del esguince puede requerir de una inmovilización con férula, bota de yeso o algún otro dispositivo ortopédico de inmovilización que se tendrá que utilizar alrededor de 21 días, que es el tiempo en que nuestro cuerpo repara los ligamentos lesionados. Posterior a la inmovilización es necesario realizar terapia física y rehabilitación para volver a la normalidad de nuestro tobillo.

Es importante que ante esta lesión sea valorado por un médico traumatólogo ortopedista ya que la falta de tratamiento o un manejo inadecuado puede repercutir en su rápida y total recuperación.