H. Amistad: (871) 747-1200 | H. Ángeles: (871) 222-5444 | Urgencias: 871-178-7473

Lesión de Meniscos

Meniscos

Meniscos

Los menisco son estructuras fibrocartilaginosas en forma de media luna que se encuentran dentro de la rodilla, su función consiste amortiguar las cargas que se transmiten del fémur hacia la tibia. Además de que facilitan la coaptación de estas dos estructuras óseas, les brindan estabilidad y les facilitan el movimiento.

Las Lesiónes de menisco consisten en la ruptura de estas estructuras, las causas de estas Lesiónes pueden ser traumáticas o degenerativas. También existe la lesión congénita llamada menisco discoide.

En los pacientes jóvenes, estas Lesiónes se producen al sufrir un traumatismo sobre la rodilla, común en deportistas, pero también suelen ocurrir en accidentes menores en el hogar o trabajo. En los pacientes mayores la causa de las Lesiónes suele ser el proceso de desgaste que sufre la rodilla con la edad.

Los síntomas que produce una lesión de menisco son los siguientes:

  • Dolor en la rodilla, el cual se incrementa al estar de pie y al movimiento.
  • Chasquido, se percibe e incluso se oye al movilizar la rodilla.
  • Bloqueo, incapacidad de mover la rodilla debido a que el fragmento roto del menisco se atora entre la rodilla.
  • Inflamación de la rodilla, la lesión produce un proceso inflamatorio que afecta a todas las demás estructuras de la rodilla, esta es dolorosa y aumenta su tamaño por edema y liquido articular.
  • Degeneración articular, con el paso del tiempo, si la lesión no se atiende adecuadamente.}
Síntomas de Lesiónes de Meniscos

Síntomas de Lesiónes de Meniscos

Tratamiento

El tratamiento de estas Lesiónes, varía dependiendo de la edad del paciente y el tipo de ruptura meniscal que se presente. En los pacientes muy jóvenes se puede presentar un proceso de cicatrización adecuado, el los adultos mayores este proceso es muy poco probable que ocurra.

Las opciones de tratamiento son:

Opciones de Tratamiento

Opciones de Tratamiento

Médico, conservador . medidas generales antinflamatorias, terapia física y en ocasiones infiltraciones articulares de sustancias ortobiológicas (Plasma Rico en Plaqueta, Células Madre, etc.). Reparación quirúrgica. A través de suturas y/o anclas. Menisectomia parcial o total. Reemplazo meniscal.